Nuestras celebrities, como cualquier ser mortal, también tienen sus días malos y muchas veces, lo pagan con quien no deben. Hace unos días nos sorprendía Liam Payne, quien a través de las redes sociales advirtió a todas las 'directioners' que dejaran de ir a su casa. Otro de los componentes de 'One Direction' que se pilló un buen arrebato fue Niall Horan. El rubio de '1D'se enfadó tanto con sus fans como con la multitud de paparazzis que le esperaban a la salida del aeropuerto de Los Ángeles. Por su parte, Louis Tomlinson también se cogió un buen 'arrebato' con sus fans por la campaña que hicieron a través de Twitter para que volviera con su exnovia, Hanna Walker, porque consideraban que es mejor pareja que su actual novia, Eleanor Calder. ¿A quién se le ocurre remover el pasado?

Joe Jonas también se mosqueó con sus seguidores por indagar en su vida privada y Justin Bieber es otra de las 'stars' que ha protagonizado algún que otro enfado. Multitud de 'beliebers' intentaron colarse en el hotel donde se alojaba, incluso en su propia habitación, y esto al principito del pop no le hizo ninguna gracia.

Mientras Beyoncé se enfada porque un fan está más pendiente de grabar su actuación que de cantar junto a ella, Madonna es otra que tal baila. Durante un concierto en Chile se enfandó con sus seguidores porque fumaban durante el espectáculo. "Veo a gente fumando y voy a cancelar elshow. ¡No fuméis! Si vosotros no os preocupáis por mí, yo sí lo hago por vosotros. ¿Vamos a jugar así? No estoy bromeando, no puedo cantar si fumáis", confesó.