¡Justin Bieber no levanta cabeza! Desde que sus vídeos racistas se hiciesen públicos, el actor está pasando uno de sus peores momentos, y es que aunque ha pedido disculpas en varias ocasiones, el cantante se sigue sintiendo culpable por ello y no logra quitarse ese lastre de encima.

Han sido muchos los que han criticado duramente a Bieber, pero otros han salido en su defensa, y es que errores cometemos todos. Pero parece que la estrella no lo supera y según el portal TMZ ha decidido tirarse por el camino de la fe y buscar refugio en la religión para poder obtener un perdón divino sobre sus desafortunados comentarios. Justin está haciendo un intenso estudio de la Biblia junto con el Pastor Carl Lentz.

Pero no solo eso, es que según ha revelado una fuente a este medio, el artista se ha sometido a nada más y nada menos que a una ceremonia de bautizo en un baño de la casa de uno de sus amigos para purificarse de todo pecado cometido. ¿Habrá encontrado Bieber en este Pastor a su guía para la vida?