Justin Bieber provoca en sus fans subida de presión arterial, locura transitoria y descontrol absoluto. Es su día a día y así lo demostró anoche en El Hormiguero. Puso la piel de gallina a las miles de fans que allí le esperaban. En concreto a una niña de doce años que se fotografió con él en un fotomatón.

Cantó en directo, bailó y disfrutó. Una visita seguida por 3.308.000 espectadores. Un 16.3 % de la audiencia. Consiguiendo ser el programa más visto de la historia del Hormiguero. Allá por donde pasa despierta una revolución hormonal desmedida.

En adolescentes y también en otro tipo de público no tan juvenil. Bieber ha participado en un anuncio para la cadena Macy's de Estados Unidos. Los trabajadores de ese centro comercial se han vuelto locos ante la presencia del joven artista.

Es un spot para un importante centro comercial estadounidense. Los trabajadores han sido poseídos por el espíritu de millones de fans y así de fogosos se muestran antes la visita de Bieber.

Su nuevo disco "Under the Mistletoe" es número 1 en ventas en Estados Unidos. Una semana de buenas noticias para Bieber. Mariah Yeater, la joven que aseguraba que el cantante es el padre de su hijo, ha retirado la denuncia contra el artista. Es el peaje que, en ocasiones, debe de pagar esta joven estrella de 17 años. Es la tarifa del éxito.