El distanciamiento entre Julio Iglesias y su hijo, Enrique Iglesias, es todavía más grande de lo que imaginábamos. O al menos así lo ha revelado en sus memorias el productor Ramón Arcusa, el que fuera componente del Dúo Dinámico, en el libro titulado 'Soy un truhán, soy un señor (o casi)', donde revela hasta qué punto llegaron a chocar padre e hijo.

De hecho pasaron años antes de que se reencontraran por primera vez desde que iniciara su 'guerra fría', y fue en una cena de Año Nuevo en casa de Julio a dónde también acudió su otro hijo, Julio José. Una velada que fue cordial pero distante.

Pero el dato más impactante es que el mítico cantante no ha conocido a sus nietos y a su nuera, Anna Kournikova, hasta hace bien poco, a pesar de que la extenista lleva con Enrique casi dos décadas.

Según cuenta Arcusa, gran amigo de Julio, les visitó recientemente en su hogar, donde conoció a los mellizos Nicholas y Lucy nacidos en 2017, y a la pequeña Mery, que vino al mundo a principios de este año.

De hecho el propio Enrique revelaba en una entrevista no hace mucho que había retomado la relación con su padre en 2019, cuando sintió el impulso de llamarle una noche mientras se tomaba un vodka viendo una película.

Según contó Enrique a la revista ICON: "Enseguida cogió el teléfono. Tuvimos una conversación muy bonita. Estaba bien de ánimo. Fue una conversación de esas en las que eres consciente de que es especial. Me reconfortó mucho".

Seguro que te interesa...

Así ha cambiado la vida de Enrique Iglesias