Es uno de los cantantes más conocidos del momento, y cree que eso fue lo que le ha salvado de estar ahora mismo en la cárcel. Jason Derulo ha protagonizado un escándalo en el aeropuerto de Miami, cuando se disponía a coger un avión junto al resto de su equipo y trasladarse a Los Ángeles.

Al parecer, el cantante suele confiar en American Airlines para todos sus traslados junto al resto del equipo, pero este último enfrentamiento probablemente le haya hecho cambiar de opinión. Llegaron 20 minutos antes de que el avión despegase con la intención de facturar las maletas, y el personal del aeropuerto les informó de que con tan poca antelación no se podía facturar. Esto no sentó muy bien al cantante, pero acabó accediendo a la propuesta que le hicieron, y uno de su equipo se quedó con el equipaje esperando al siguiente vuelo con destino Los Ángeles.

Hasta ahí parecía que las cosas ya estaban en orden, pero la llamada del compañero de Derulo que se había quedado en el aeropuerto junto al equipaje, hizo que el cantante enfureciese y se enfrentase al piloto. Al parecer, facturar las maletas les iba a suponer un suplemento de 6.000 dólares que no estaban dispuestos a pagar.

Jason acabó abandonando el avión y regresando a la puerta de embarque donde le esperaba la policía. Enfurecido, tachó de actitud racista a su aerolínea de confianza hasta el momento, y aseguró que su fama y ser un personaje público le libraron de la cárcel. Por si no era suficiente, ha compartido una imagen en las redes sociales del propietario de la empresa de transportes, a la que acusó de dar un trato racista, acompañada de un mensaje donde deja clara su opinión.