Isabel Pantoja es consciente de la expectación que crea su vuelta a los escenarios después de haber estado en prisión. Por ello, la cantante estaría dispuesta a rentabilizar su situación legal al máximo y exigir un caché que los promotores no estarían dispuestos a pagar. La compañía de discos, Universal Music, habría firmado un contrato en exclusiva con la tonadillera para grabar un nuevo disco y hacer una gira de conciertos.

El problema viene que después de meses no han conseguido llegar a un acuerdo ya que Agustín Pantoja, hermano y representante de Isabel, estaría exigiendo que la cantante gane entre 80.000 y 100.000 euros por concierto. "Lo que está claro es que para poder hacer viable una gira con Isabel los cachés deben rondar entre los 30.000 y 60.000 euros, dependiendo de la ciudad. Si no, es impensable. No sería rentable", según informa un empresario a Vanitatis.

Universal Music estaría elaborando un nuevo proyecto económico para proponérselo a Agustín y este dé el beneplácito para comenzar a trabajar en sus nuevas actuaciones. Además, si la gira española funciona podría plantearse una en América, a pesar que su última no consiguió acaparar la atención del público.