Hoy es el 'Día Internacional del beso', pero parece que hay una persona a la que no le gusta nada de nada juntar sus labios con los de otra persona...

Madonna apareció por sorpresa como invitada especial en la presentación de Drake en el Festival de Coachella que se celebró en California. Cuando el rapero estaba interpretando un medley con sus canciones 'Hang Up' y 'Human Nature', Madonna se acercó a Drake (que se había quedado sentado) y le estampó, sin avisar, un beso que se prolongó durante varios segundos.

Una beso que podría haberse convertido en noticia sin más, pero no, lo que más llamó la atención fue la reacción de Drake: se limpió la boca con gesto de asco.

"¿Qué demonios ha pasado?", se preguntó el rapero entre risas mientras la ambición rubia abandonaba el escenario. Una sorpresa para todos, que aunque no sabemos si realmente estaba preparado, por la cara de Drake podemos decir que pareció igual de sorprendido que el resto del público.