Harry Styles no está teniendo buena suerte sobre el escenario durante los últimos conciertos de One Direction. El cantante de la banda británica ha vuelto a ser víctima de una agresión en plena actuación, habiendo recibido un fuerte botellazo en la entrepierna.

El incidente se produjo durante un momento en el que, aprovechando el riff instrumental de uno de los temas de la banda, el intérprete empezó a refrescar al público lanzando agua sobre sus cabezas. Parece que a alguno de sus fans no le sentó bien la acción de Styles, tanto que respondió lanzándole una botella directamente a la entrepierna que dejó a Harry retorciéndose de dolor sobre el escenario.

No es la primera vez que el británico es agredido en pleno concierto, y es que hace dos semanas fue víctima de un latazo en la cabeza. Además, hace unos meses ya recibió un zapatazo en plena actuación. ¡Qué mala suerte!