Harry Styles ha sabido lo que es pasar vergüenza sobre el escenario en sus propias carnes. Después de haberse reído de las caídas de sus compañeros de banda Liam Payne y Louis Tomlinson, el cantante se ha convertido en el protagonista del primer concierto de su gira de verano en San Diego tras protagonizar una aparatosa caída que provocó las carcajadas del público y sus compañeros.

En el momento de la caída el ídolo 'teen' interpretaba su famoso 'Through the dark'. En un alarde de energía y entrega al público, Harry cogió el pie del micrófono y se movió a lo largo del escenario hasta que este se enganchó e hizo que el cantante se tambaleara hasta perder el equilibrio y acabara en el suelo tras varios intentos por mantener en pie, que solo consiguieron alargar más el desternillante momento.

El vídeo de la caída no ha tardado en dar la vuelta al mundo y pronto se convirtió en 'trending topic' a pesar de que el cantante pidió que se borrasen las imágenes. Tras el concierto, Harry confesó que aunque estaba bien físicamente, a excepción de algún que otro moratón, emocionalmente no lo estaba tanto...