George Michael fallecía el pasado 25 de diciembre. Su cuerpo sin vida fue hallado en su residencia de Goring-on-Thames, en el condado de Oxfordshire, por su pareja, el libanés Fadi Fawad.

Según una primera autopsia, las causas de la muerte del mítico cantante no eran concluyentes, por lo que hubo que someter el cuerpo a un nuevo examen. Ahora el juez forense Darren Salter, a cargo del caso, ha determinado que Michael falleció por “causas naturales”.

Según el informe, una “cardiomiopatía dilatada con miocarditis” fue el motivo. En el comunicado se señala además que no se proporcionarán en el futuro “nuevas actualizaciones” sobre el fallecimiento, y que la familia del músico “pide a los medios de comunicación y a los ciudadanos que respeten su privacidad”.

El mes pasado se filtró la llamada telefónica que realizó Fawaz a los servicios de emergencia cuando se encontró el cuerpo sin vida del artista. Fue entonces cuando la familia pidió que se realizara “una investigación completa” tras asegurar a través de un comunicado que se sentían “verdaderamente horrorizados” por la divulgación del audio.