El pasado mes de septiembre nos enterábamos que Selena Gomez se había tenido que someter a un trasplante de riñón debido a una serie de complicaciones en la enfermedad que padece, el lupus. Un riñón que le donó su gran amiga Francia Raisa, gracias a un gesto que la cantante no olvidará jamás.

Ahora, Francia ha mostrado orgullosa la cicatriz que mantiene de la intervención en su abdomen. Fue en la presentación de su nuevo programa Grown-ish donde posó con un look que dejaba la tripa al aire y la marca se podía ver perfectamente.

Tanto para ella como para Selena esta ha sido una experiencia que les va a marcar de por vida y les ha unido todavía más: "Sobre su salud y la de Selena, Raisa contó a Us Weekly, "Nos va genial. Me siento realmente bien y estoy muy feliz de estar aquí".