Aunque Kylie Jenner ya ha demostrado en varias ocasiones que no tiene ningún complejo por la gran cicatriz que tiene en su cuerpo, una vez más, la menor de las Jenner, manifiesta que está encantada de que esa cicatriz forme parte de su cuerpo.

Una cicatriz que se hizo de niña mientras jugaba al escondite.

En esta ocasión, Kylie muestra su cicatriz con un sensual posado que ha protagonizado dentro de un coche.