Hace meses que se compraron las entradas y por fin llegó el gran día: los chicos de One Direction están en Madrid dispuestos a arrasar, tras su exitazo en Barcelona, con dos conciertos en el Vicente Calderón.

Las directioners llevan apostadas a las puertas del estadio desde hace dos meses. Han  hecho frente al frío, al calor, al hambre  y a la lluvia y han convertido la calle en su casa, pero todo merece la pena con tal de conseguir estar lo más cerca posible de sus ídolos.

Hasta los papis las han acompañado en esta experiencia, todo con tal de que disfruten al máximo de una experiencia inolvidable para ellas.