Celebrities » Pop

La cantante perdió la custodia de sus hijos y estuvo en un centro psiquiátrico

El exmanager de Britney Spears cuenta el pasado más oscuro de la artista

En los peores años de Britney Spears, entre 2005 y 2010, su entonces manager, Sam Lufti, fue el mejor apoyo de la que fuese la princesa del pop. Pero las cosas han cambiado, ahora la expareja profesional se ven las caras en los juzgados donde Lufti ha revelado la adicción de las drogas de Spears que le llegó a costar la custodia de sus hijos.

Britney Spears, muy contenta tras su actuación

Antena3 Famosos felices

Publicidad

Sam Lufti ha interpuesto una demanda a Britney Spears alegando que la artista le debe dinero de la época en la que trabajaban juntos. El que fuese el confidente de la intérprete de 'Cyrcus' afirma que hicieron un pacto verbal de que él representaría a Britney si ella se comprometía a dejar las drogas en 2007. Por su parte, los abogados de la cantante, aseguran que su representada estaba "luchando por superar su adicción a las drogas".

"El 1 de octubre de 2007, a Britney Spears le quitararon la custodia legal de Jayden y Sean. Pasó la noche en un aparcamiento, después llamó a Sam y le dijo que él era una de las pocas personas en las que confiaba", revela los documentos presentados por Lufti en la Corte de Apelaciones de California. Además, el ex representante afirma que él se comprometió a luchar por la carrera de Britney si se llevaba el 15% de los beneficios obtenidos, pero éste afirma que la cantante nunca cumplió su parte del acuerdo.

Después de seis años, Britney ha conseguido resurgir de sus cenizas y triunfa con su espectáculo en Las Vegas y ha lanzado su último single 'Make me'. Además, la artista cuenta con un entrenador de la autoestima que le está ayudando a sentirse más segura de sí misma y asegura que "estar en Las Vega le ayuda mucho en su salud mental".

Publicidad