Ellie Goulding no está atravesando por una de sus mejores épocas. La cantante fue diagnosticada con fatiga crónica y, sin ser consciente de la gravedad del asunto, la cantante ha confesado a la revista Stylist que en alguna ocasión ha llegado a pensar que se moría.

"Tengo muchos ataques de pánico. A veces he llegado a pensar que me moría de un ataque al corazón en el momento. Es como un ardor en el pecho, notas como se acelera y aumentan las pulsaciones… Y como yo tengo problemas cardiacos, me asusto cada vez que me pasa", decía la intérprete de 'Love Me Like You Do'.

Ellie Goulding en 'Goodness Gracious' | europafm.com

Pero es que no solo tiene que enfrentarse al pánico y a sus problemas de corazón y fatiga crónica, sino que también tiene problemas de ansiedad provocados por las dolencias anteriormente citadas. "Mi ansiedad alcanzó el punto más crítico al principio de mi carrera, debido a la presión y la atención mediática que se deriva de mi profesión", confesaba la artista pop.

Y es que el pasado mes de julio, Goulding se vio obligada a cancelar sus conciertos en Finlandia y en Letonia, que estaban dentro de su gira 'Delirium World Tour'. "He hecho alrededor de 100 conciertos este año y mi doctor me ha dicho que si sigo con los planes de este fin de semana mi voz podría no recuperarse", decía por aquel entonces. Parece que finalmente el cuerpo de Ellie ha explotado y ha tocado fondo.

La cantante dio un concierto en la República Checa | Gtres