El nombre de diva se le queda pequeño a Beyoncé y es que una vez más la cantante ha demostrado que sobre el escenario no hay nadie que sepa solucionar mejor los imprevistos que ella, manteniendo en todo momento el tipo sin cortar su actuación y llamando a la calma. El último contratiempo que ha sufrido fue durante un concierto en Sao Paulo (Brasil) donde un fan estuvo a punto de tirarla del escenario tras intentar darle un efusivo abrazo.

Beyoncé estaba cantando sobre una plataforma rodeada por todos lados de sus fans cuando se acercó al público para cantar junto a ellos, como hace habitualmente. Repentinamente un seguidor eufórico se abalanzó sobre ella para darle tal abrazo que la tiró al suelo y estuvo a punto de caerse del escenario.

Fue entonces cuando Beyoncé demostró que ella es la que manda sobre el escenario y a profesional no hay quien la gane. Inminentemente al altercado, ella se levantó y continuó cantando pero cuando se dio cuenta que los guardaespaldas se estaban llevando al joven, llamó la atención de su seguridad diciendo: ?Todo está bien?, bebió un poco de agua cogió una bandera de Brasil que había en el suelo y dijo: ?Os amo?. Entonces se acercó al fan e intentó tranquilizarlo dándole la mano y preguntándole cómo se llamaba le dijo: ?Encantada de conocerte, yo también te amo?.

Acto seguido continuó su actuación después de volver a proclamar de nuevo su amor a todos los asistentes, retomando su canción a coro junto a una gran ovación del público que no paraba de gritar su nombre. Sin duda un acto que honra a Beyoncé y que demuestra que por encima de todo se debe a su público como una gran artista. ¡Chapó!