Edurne ha sorprendido en el segundo ensayo para la gala de Eurovisión con un vestido dorado repleto de lentejuelas. Y es que aunque hay veces que el vestuario de una actuación es el secreto mejor guardado (como el vestido de una novia), parece que Edurne quiere tener todo bastante controlado para la actuación del próximo 23 de mayo.

En su primer ensayo, la cantante sorprendió con un vestido verde aguamarina con una gran abertura en su parte derecha. Y ahora, en el segundo ensayo, ha cambiado ese modelo tipo sirena por uno mucho más guerrero pero también diseñado por José Fuentes.

Y si el primer vestido que lució levantó mucha polémica por ser el diseño más caro que se ha llevado en una gala de Eurovisión, ahora con tanto cambio (no sabemos si tendrá alguno más escondido en la maleta), las críticas van a volver a salpicar el segundo ensayo de nuestra representante en Eurovisión 2015.