Aunque tenemos muchas ganas de ver a Demi Lovato vestida de blanco camino al altar para dar el sí quiero a su novio Wilmer Valderrama, de momento vamos a tener que esperar un poco más de tiempo. Y es que aunque Demi ha confesado siempre el gran amor que siente por su chico, todavía no se ve vestida de novia.

"Estoy muy, muy enamorada de él. Creo que esperaremos un poco más, pero, si me preguntase mañana yo diría que sí", confesaba Lovato durante una entrevista.

Pero aunque Demi no esté todavía preparada para convertirse en la mujer de Wilmer, la cantante sí que tendrá que caminar por el pasillo hacia el altar dentro de nada, y es que Lovato será una de las damas de honor en la boda de su gran amiga Iggy Azalea, que a primeros de año se comprometía con la estrella de los Lakers Nick Young.