Demi Lovato se sincera en las páginas de la conocida revista Elle. Ha tocado fondo, sí, pero también ha sabido salir de él, y así nos lo cuenta en la próxima edición de septiembre. Una de las primeras cosas que ha dejado claro ha sido el tema de Joe Jonas. Mucha gente apuntó que su caída empezó cuando éste le dejó por Ashley Greene. “No diría que mi caída fue por un chico, había muchas otras cosas en mi vida”, dice Lovato, reconociendo después que fue un agravante pero no determinante.

Durante el rodaje de Camp Rock 2 la joven estuvo sometida a ver a su ex a diario, pero dice que ese tema nada tuvo que ver con la decisión de entrar en tratamiento el pasado invierno. Los problemas de Demi empezaron a los ocho años por su sobrepeso. La cosa empeoró cuando, años más tarde, empezó a hacerse cortes en los brazos. Llegó a aparecer en algún acto público con las muñecas llenas de cicatrices y enrojecidas... Aún así, su publicista inventaba planes para que la gallina de los huevos de oro siguiese adelante.

La que fuera niña Disney tocó fondo el pasado verano, cuando protagonizó una pelea con una de sus bailarina: “Estuve pasándome de la raya todo el verano. Tuve una actitud pésima”, confiesa la cantante. “Por aquel entonces no estaba preparada para hablar de mis problemas”, sentencia.

Ahora sí que lo esta, porque puede decirse que Demi está completamente recuperada y dispuesta a que su futuro sea brillante. Sólo hay que ver el espectacular reportaje que protagoniza, en el que vemos a una Demi madura y muy, muy sensual.