El último en sumarse a la lista de cantantes que reciben un caché millonario por un concierto privado ha sido Brumo Mars.Canciones como 'Treasure', 'Just the way you are' o 'Locked out of heaven' han servido al artista para que el casino 'Caesars Palace' de Las Vegas esté dispuesto a pagarle un millón de euros por show. Pero no es el único, la reina del pop, Beyoncé, que acompañó en la gala de fin de año a Gaddafi, ni más ni menos. Parece que Queen B no tenía ni idea de la fama del líder árabe, por lo que decidió donar el millón de euros recibido por el show. Como tampoco Mariah Carey que recibió otro millón del exlider árabe por cantar en el cumpleaños de su hijo.

A otra polémica similar se enfrentó Jennifer López hace tres años, cuando acudió a la fiesta de cumpleaños de Gurbanguly Berdymukhamedov, presidente de Turquía. Recibió 1,5 millón de dólares. ¿Sería consciente JLo de la fama de represor de los derechos humanos que tiene en su país?

Ramzán Kadýrov, expresidente de la República Checa, pagó una notable cantidad a Hilary Swank por asistir a su fiesta de cumpleaños. La actriz siguió con el ejemplo de Beyoncé después de conocer como el líder político trata al pueblo y donó la cantidad recibida. Nicki Minaj se presentó en la fiesta de un adinerado neoyorkino que cumplía la mayoría de edad. Por otra parte está Justin Bieber, el canadiense rechazó la tentadora cantidad de cinco millones de dólares por cantar en un evento a favor de Donald Trump.