Britney Spears apostó por su nuevo single 'Make me' para la gala de los Premios MTV Video Music 2016. La actuación de la cantante era una de las más esperadas ya que hacía 9 años que no cantaba en dicho evento y su última vez, en 2007, fue un auténtico fracaso. Pero esta vez no ha sido diferente: la artista se convirtió en trending topic después de la masa de críticas en las redes sociales.

Su evidente playback fue el motivo que arruinó el show. Aunque la artista intentó conseguir la ovación del público con una trabajada coreografía, sus fans y los usuarios de Twitter no perdonaron su mal ejecutado tema. La aparición de G-Eazy en el escenario para interpretar su parte de la canción tampoco salvó a Spears de los irónicos comentarios.

Britney cantó su último tema después de que Beyoncé impresionara cantando cinco temas y demostrando por qué se ha ganado el título de Queen B. La intérprete de 'Womanizer' no lo tenía fácil pero su baile fue tachado de vulgar y demasiado fácil. Sus fans esperaban que hiciese un medley de sus éxitos para recordar sus mejores tiempos.

Britney Spears junto a G-Eazy en los MTV Video Music Awards 2016 | Gtres