El pasado 22 de octubre Britney Spears ofrecía un concierto en Las Vegas, como es habitual en ella, cuando mientras interpretaba el popular tema I Love Rock N 'Roll sufrió un percance que podía haber acabado mucho peor de lo que fue al final.

Y es que, la artista estuvo a punto de perder el top que llevaba y quedarse completamente desnuda de cintura para arriba. Gracias a su equipo de bailarines la cantante pudo resolver la situación quienes la ayudaron a volver a abrochar el sujetador.

Pero aun así la prenda seguía cayéndose hasta que uno de sus bailarines se quitó su camisa de cuadros y se la cedió a Britney. Eso sí, durante todo el tiempo Spears no paró de cantar, bailar y actuar demostrando lo profesional que es ante las adversidades.