Parece que Britney Spears y Katy Perry se han declarado la guerra. Después de escuchar a Katy en la alfombra roja de la gala de los Grammy, celebrada el pasado fin de semana, hablar sobre los problemas mentales que sufrió su compañera de profesión en 2007, los fans de ambas criticaron la actitud de la novia de Orlando Bloom, y ahora Britney ha respondido por las redes sociales.

Todo empezó cuando Katy, a su paso por la alfombra roja, dedicó unos minutos a la prensa que rápidamente preguntaron por el parón durante un año en su carrera profesional, a lo que la cantante respondió diciendo que se trataba de evitar problemas de salud mental, a lo que añadió: "Y me ha ido genial. ¡Aún no me he rapado la cabeza!", comentario dedicado a la crisis de Spears años atrás, donde tras un tiempo de rehabilitación, decidió rapar su melena rubia por completo.

Pero eso no fue todo. Cuando le preguntaron por su cambio de look, un corte de pelo al estilo bob y teñido de rubio, color que nunca había probado respondió: "Era el último tono en toda la gama de colores que me quedaba. He probado todos los otros y lo único que me queda por hacer ya es raparme la cabeza, pero eso lo estoy reservando para cuando me dé una crisis nerviosa a la vista del mundo entero. Estoy preparada y tampoco estoy muy lejos de que me suceda".

Ante estos ataques tan directos, Britney ha respondido de forma disimulada y concisa por las redes sociales, que se inundaron de críticas a Perry, donde ha escrito un mensaje acompañando de una imagen que dice: "Las palabras que salen de su boca muestran lo que hay en su corazón. Lucas 6:45". Parece que las cosas se han puesto tensas entre las cantantes, que hasta ahora mantenían una buena relación.