Parece que fue ayer cuando una rubita de cara angelical iniciaba su carrera musical vestida de colegiala y cantando ‘Baby, baby one more time’. Desde entonces, su vida ha tenido varios altibajos pero, por fin, parece que Britney Spears ha encontrado la estabilidad.

En el recuerdo quedan aquellos días en los que Brit estaba en lo más alto y desprendía amor por los cuatro costados junto a Justin Timberlake. Más tarde pasó por el altar con el bailarín Kevin Federline y juntos tuvieron dos hijos. Pero el amor se les acabó y acabaron rompiendo su matrimonio. Fue entonces cuando Britney entró en una espiral de autodestrucción que estuvo a punto de acabar con su carrera profesional, pero también con lo personal.

En nuestras retinas quedarán grabadas aquellas imágenes en las que aparecía con la cabeza rapada o con varios kilos de más, pero el tiempo ha demostrado que ella puedo con todo y más. Poco a poco ha ido recuperando el equilibrio emocional y hoy en día es una mujer hecha y derecha.

Está prometida con su manager, Jason Trawick, que parece haberle traído la estabilidad que necesitaba. Triunfa como jurado en el programa de X Factor y cada nuevo tema que saca al mercado se convierte en un hit. Sus peques se han convertido en el centro de su vida y cuenta con el apoyo incondicional de su familia.

El camino ha sido largo, pero por fin Britney ha conseguido seguir hacia delante. ¿Y qué mejor ocasión para celebrarlo por todo lo alto que su 31 cumpleaños? ¡Muchísimas felicidades!