Son muchas las veces que vemos cómo a nuestras celebrities les suceden cosas cuando están actuando en vivo y en directo. ¿La última en apuntarse al carro? ¡Britney Spears!

La princesita del pop se hallaba cantando sobre el escenario en Las Vegas cuando, ¡zasca!, el ceñido body que llevaba se desabrochó y por pocas sus encantos quedan al aire.

Aun así y como una buena profesional, Britney siguió a lo suyo, hasta que un bailarín se dio cuenta del estropicio y, como el que no quiere la cosa, intentó volver a cerrar el body como si nada hubiera pasado.