La noche estaba hecha para la música y fueron muchos los famosos que se dieron cita en los MTV Video Music Awards 2016. Antes de la gala, las celebrities más internacionales recorrieron la alfombra roja, donde los flashes no dejaron de disparar para captar las mejores imágenes de este despliegue de modelitos.

Pero, sin duda alguna, quién más flashes acaparó fue Blue Ivy, la hija de cuatro años de Beyoncé, la gran triunfadora del evento. Para la ocasión la pequeña se vistió de pequeña ‘princesita’, con vestido en satén rosa firmado por Mischa Aoki con un precio de casi 11.000 dólares.

Para completar el look, Blue Ivy llevaba en la cabeza una corona de diamantes, además de unos botines a juego con el vestido de caña alta. Y, aunque en un principio la pequeña se puso un poco tímida, después fue trasladada cerca de su madre detrás del escenario, donde disfrutó de las actuaciones y lo pasó en grande.