Beyoncé se convirtió en una de las protagonistas de los MTV Video Music Awards al recibir de manos de su pequeña, Blue Ivy Carter, y su marido Jay-Z el galardón honorífico Michael Jackson Video Vanguard, que MTV concede a artistas de gran impacto en la cultura pop.  Un premio que antes recibieron artistas como Madonna, Britney Spears y Justin Timberlake, y que ahora cae en manos de la artista.

Un momento muy emocionante para la cantante que no pudo contener las lágrimas y rompió a llorar sobre el escenario. "Buen trabajo, mamá", dijo Blue Ivy al reencontrase con su madre, quien aseguró sentirse llena de agradecimiento por recibir este premio.

Beyoncé ya es considerada todo un icono de la música y así lo hizo saber con una impresionante actuación de 15 minutos que a nadie dejó indiferente, y que hizo estallar al público de Los Ángeles. Un cierre espectacular para la 31° edición de los MTV Video Music Awards 2014, en la que también ganó los premios a la mejor colaboración en un vídeo por 'Drunk In Love' con Jay Z, mejor vídeo con mensaje social y mejor coreografía, ambos por 'Pretty Hurts'.