Shirlene Quigley, la bailarina de 32 años que hizo a Rihanna buscarla desesperadamente por las redes sociales, después de conocer su desaparición el pasado 23 de octubre, se encuentra en un hospital de Nueva Jersey. TMZ ha hecho público que está estable y que su padre, que alertó de la desaparición, se ha trasladado desde California para reencontrarse con ella.

Fue vista por última vez el sábado, mientras que su familia no sabía nada de ella desde el viernes. Que llevaba una chaqueta rosa y unos tacones de aproximadamente siete centímetros, eran los últimos datos que se aportaron para la búsqueda. Su móvil apareció en una tienda de novias de Nueva York, y su coche en una tienda de Hertz de la ciudad. Las primeras sospechas sobre su desaparición fueron de su padre, que no recibió la rutinaria llamada de su hija sobre las 6 pm. Aunque aún es un misterio su desaparición, un amigo de la bailarina ha declarado que ella le había hecho un extraño comentario afirmando que algo iba a suceder y deberían sustituirla.

No fue Rihanna la única en recurrir a las redes sociales y pedir ayuda a los fans para encontrar a la bailarina; Missy Elliott también quiso que se difundiese su imagen para ayudar a localizarla.