Pocas son las veces en las que haya una noticia sobre Azealia Banks y no haya algún tipo de problema en medio. Y es que la rapera es experta en meterse en problemas y en crear polémica como ha vuelto a hacer este fin de semana.

El altercado sucedió en una fiesta que organizó Rusell Crowe en su habitación de hotel a la que invitó a unas 10 personas. Azealia acudió como acompañante del rapero RZA y no dudó en llamar "blancos aburridos" a los asistentes pues no le gustaba la música que el actor había elegido para la velada.

Cuando los invitados le llamaron la atención por sus comentarios Banks amenazó con apuñalarlos: "Qué les parecería si rompiera un vaso y los apuñalara con él en la garganta, y la sangre empezara a chorrear por todos lados como en [las películas de] mierda de Tarantino".

Tras estas palabras la artista cogió un vaso con la intención de arrojarlo pero Rusell la paró justo en el momento y la echó de su habitación de hotel.

Al día siguiente Azealia dio su versión de los hechos sobre qué es lo que había sucedido y dijo lo siguiente: "Para recapitular mi noche, fui a una fiesta que organizó Russell Crowe en su suite, en la cual me llamó 'negrata', me estranguló, me echó de la habitación y me escupió. Hacía tiempo que no me costaba tanto conciliar el sueño como anoche. Ninguno de los hombres que estaban en la habitación intervino para defenderme. Hoy me siento fatal. Me siento maltratada, sola y jodidamente deprimida. Ojalá conociera a alguien que pudiera darle una paliza por mí".

Mensajes que ya ha eliminado de la red social.