Ariana Grande está rota de dolor tras lo sucedido este lunes a la salida de su concierto en Manchester, cuando un atentado terrorista suicida se llevó por delante la vida de 22 personas y dejó 59 heridos. La cantante, que ha resultado ilesa, está devastada y ha tomado una decisión: suspender indefinidamente los conciertos que tenía previstos más adelante, según han asegurado fuentes cercanas a la artista.

La gira 'Dangerous Woman Tour' pensaba recorrerse toda Europa hasta finales de junio, pasando por Reino Unido, Bélgica, Polonia, Suiza, Alemania, Francia, Portugal, Italia y España, donde había un concierto programado para el próximo 13 de junio en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Por el momento, no hay confirmación oficial de la cancelación ni se ha informado sobre devoluciones o cambios en las entradas.

Según ha confirmado el portal TMZ con fuentes cercanas a Ariana, la estrella del pop está “histérica” tras el atentado y no es capaz de recibir a nadie, ya que tanto ella como su equipo están preocupados por su seguridad. Según estas mismas fuentes, la gira podría retomarse una vez que Ariana esté anímica y emocionalmente preparada para ello.