Todo parece indicar que Ariana Grande está sufriendo uno de los mayores problemas que puede tener una chica: se está quedando calva. Y es que pese a que parezca que la cantante tiene una buena melena, no es así, al menos eso explica uno de sus estilistas. Y es que el problema ha comenzó con los varios tintes de color rojo a los que sometió la cantante para sus papeles en las series 'Victorious' y 'Sam & Cat'.

"Su pelo es un desastre, bueno, lo que queda de él. Tiene las puntas destrozadas y la razón por la que se lo recoge siempre en una coleta alta es que en la coronilla tiene algunas calvas. Tiene miedo de que si prueba algún otro estilo, se vean las zonas en las que no tiene pelo", revela la fuente a la revista OK!

La mala noticia es que la única solución posible es que la cantante se rape la cabeza, pero claro, ella no quiere quedarse calva literalmente. "La única manera de remediar el problema sería que se rapara la cabeza y comenzara de nuevo. Pero no piensa hacer nada parecido. Sin sus extensiones está muy mal. Que nadie espere verla con un nuevo estilo capilar en un futuro cercano", añade la fuente.

Incluso la propia Ariana ha confesado su desesperación por sus problemas con el pelo, ya que no hace mucho publicó en su cuenta de Twitter: "He probado a ponerme pelucas, ¡y siempre me dan un aspecto ridículo! También probé las extensiones de clip porque estoy trabajando en un nuevo proyecto y quería tener un aspecto diferente, y literalmente me dieron ganas de arrancarme la cabellera. Así que, por molesto que os resulte a todos tener que verme con el mismo peinado una y otra vez, es lo único que me funciona. Y me hace sentirme cómoda por primera vez en años".