Ariana Grande ha vivido una etapa muy complicada tras la muerte de su exnovio Mac Miller, y a pesar de que ha pasado casi un año desde el trágico suceso, queda patente que la cantante sigue bastante afectada y que todavía necesita lidiar con una gran cantidad de sentimientos que muchas veces no es capaz de controlar. Recordemos que hace muy poco Ariana rompía a llorar al recordarle mientras cantaba su éxito 'Thank you, next'.

Además, poco después del fallecimiento del joven rapero, Ariana también decidió romper su compromiso con Pete Davison, por lo que tuvo que hacer frente a un gran número de situaciones difíciles en muy poco tiempo. Así se entiende, que muchas veces la artista no pueda evitar que sus emociones salgan a flote.

Ya han sido varias las ocasiones en las que ha terminado llorando en medio de sus actuaciones; la última, durante el concierto que dio el sábado pasado en Saint Louis (Missouri), tras el cual sus fans mostraron una gran preocupación por el estado en que se encuentra la joven.

Algo, ante lo que Ariana ha sentido la necesidad de explicarse: "Estoy agradecida por todo el amor que me rodea y por todas las personas que vienen a mis conciertos y nos transmiten toda su energía. Estoy agradecida a mi equipo, a la música. Estoy agradecida a mi conductor de autobús, Kurt, que me compró pepinillos ayer porque vio que se acabaron. Estoy agradecida por la oportunidad de cantar para miles de personas cada noche. Es un sueño hecho realidad", ha compartido la cantante mediante un comunicado en Instagram dirigido a sus seguidores. "No importa lo difícil que sea o cuantos sentimientos surjan y haya que procesarlos y gestionarlos, estoy motivada por la gratitud que me mostráis y no pienso renunciar a lo que estoy haciendo. Me he comprometido a hacer este recorrido durante un momento de mi vida en el que todavía estoy procesando mucho... ¡Así que a veces lloro mucho!".

 

Seguro que te interesa...

La foto que revela cómo es en realidad el pelo de Ariana Grande