Solo alguien como Ariana Grande es capaz de modernizar un refrán, demostrando así que hasta las divas del pop tienen que hacer frente a imprevistos.

Y es que en medio de su espectáculo en el festival de Coachella, la cantante fue atacada nada más y nada menos que por un limón.

 

De forma inesperada, en medio de la canción que estaba cantando, un espectador le lanzó un limón, algo que la obligó a parar la actuación. "Todo esto ha sido porque uno de vosotros me ha tirado un limón", afirmó la cantante mientras se veía obligada a bajar del escenario.

Aunque eso sí, Ariana no se dejó afectar por el percance y, tras la breve pausa, la actuación transcurrió sin más incidentes. Aunque eso sí, el instante ha quedado inmortalizado para la posteridad.