La cantante Anastacia, de 48 años, ha luchado dos veces contra el cáncer de mama, la primera en 2003, y la segunda diez años después. En numerosas ocasiones la hemos visto colaborando con la investigación contra el cáncer de mama con generosas donaciones, pero su último movimiento ha significado mucho para ella a nivel personal. Anastacia ha posado desnuda en unas impresionantes imágenes dejando ver las cicatrices que le han dejado las intervenciones quirúrgicas en las que la glándula mamaria o parte de ella han sido extirpadas.

El caso de Anastacia es especialmente complicado porque los cirujanos han tenido que lidiar con sus tatuajes colocados en puntos que entorpecían la mastectomía doble que se realizó a la cantante, lo que ha empeorado la posición de las cicatrices, que tendrían que haber pasado por la zona del sujetador y no atravesando toda la espalda. Estas marcas que han quedado en su piel de por vida han sido algo que lleva años acomplejando a la artista, y por primera vez se ha atrevido a mostrarse al mundo y revelar su historia para Fault Magazine.

"Quiero ser libre, y sabiendo que esta sesión de fotos estará por ahí disponible, puedo estar en la playa y no preocuparme de lo que la gente piensa. Después de hoy, los paparazzi pueden tomar una foto de mí, que no me asusta. En cambio, si lo hiciesen antes de hoy, me sentiría como si estuviera siendo avergonzada", comentaba la cantante en una entrevista concedida a Fault Magazine con motivo de la sesión de fotos.

Además, ha señalado que todo lo que hace es para intentar recuperar un poquito de su feminidad que robó el cáncer, incluido Strictly Come Dancing. "Al tener tantas cirugías se pierden muchas sensaciones femeninas que nunca vuelven" confesaba a la revista.

La prensa publicó que le habían diagnosticado cáncer antes de que ella misma lo hiciese, y posteriormente en su paso por el programa de baile, recibió duras críticas, en vez de verla como una auténtica luchadora.

La cantante ha aconsejado en base a su experiencia y ha defendido la importancia de aceptarse a uno mismo: "Ser más respetuoso con uno mismo y no compararse con otras personas". "Me gustaría haber sido más suave y más amable conmigo y no tan crítica", señalaba Anastacia.