Fue en Vigo, el pasado mes de enero, cuando el extriunfito Álex Casademunt se vio envuelto en un altercado a la salida de una discoteca. Al parecer, Casademunt fue denunciado por el otro implicado que alegó ‘legítima defensa’ ante la primera agresión del cantante.

A ambos implicados se les atribuye un presunto delito de lesiones y la defensa del otro afectado pide tres años de cárcel para Casademunt por su grave reincidencia.

Además, las cámaras del exterior de la discoteca podrían ser determinantes en la acusación del cantante. Por el momento, El Juzgado de Instrucción ha derivado el caso a la fiscalía que deberá decidir si continúa el proceso judicial o se archiva el caso. Ni el cantante ni su abogado han emitido su correspondiente acusación.