Alejandro Sanz ha compartido con todos sus seguidores en su perfil de Instagram dos instantáneas de lo más tiernas de los dos nuevos miembros de su familia. Se llaman Baby y Frida y son dos perritas abandonadas que una protectora de animales les ha dado a la familia Sanz, quienes ya se han enamorado de estas dos preciosidades.

El cantante ha confesado que este bonito gesto también es un homenaje a México, Puerto Rico, Cuba, Houston y Florida: "En honor a #México, que sigue siendo ese país tan ‘chingón’ que siempre fue, y a #Puerto Rico, que por muy despeinada y desbaratada que esté ahora nadie le podrá quitar su sobrenombre: la isla del encanto y por #Cuba tan callada ahora pero que siempre fue la voz del Caribe y por #Dominicana la sonrisa del cielo y la señora Houston y la adolescente Florida y pos tod@os nosotr@s . Os presento a #Frida", decía el artista en la publicación.

Una perrita que, tal y como ha contado el cantante, se trata de toda una heroína: "Esta perra ha salvado más de 50 vidas en diferentes catástrofes y accidentes y se ha convertido en un símbolo de la solidaridad y el esfuerzo de los rescatistas de cuatro patas, de esos héroes caninos que han trabajado incansablemente junto a los humanos en este terrible terremoto en México", explicaba Alejandro.

Pero Frida ha sido adoptada junto a su hermana Baby, una perrita que ha sido bautizada por la hija del artista, Alma: "Nos parecía mal separarlas. Las dos tienen caritas tristes pero nos encargaremos de que sean muy felices", asegura Alejandro.