No es la primera vez que Alejandro Fernández aparece en un escenario bastante perjudicado. De hecho, hace unos meses casi tiene un percance sobre el escenario aunque en aquella ocasión culpó a un tequila rosa que le dio alguien del público.

Esta vez no ha podido culpar a nadie porque él mismo bebía mientras estaba subido al escenario durante el recital de la Feria de Querétaro. Según dijo a sus fans, tenía que beber para combatir el frío que hacía en el lugar. "Me voy a calentar con un traguito", dijo el cantante mientras se servía un chupito para brindar por la salud de su público.

Como era de esperar después de tanto trago, Alejandro acabó bastante borracho. Tanto que prácticamente no se le entendía cuando hablaba. Se dio cuenta de la gravedad de su estado cuando no fue capaz de seguir a sus músicos en una canción. "No quiero que esto salga mañana en las noticias", pidió el vocalista claramente afectado.

A pesar de sus esfuerzos, el vídeo se ha hecho viral y son muchos los que han criticado al cantante por la falta de respeto a sus fans quienes han pagado una entrada por verle actuar. Además, muchos de los asistentes coincidían en que Alejandro "se caía de la borrachera". Sin embargo, cuando le acusaron de tener un problema con el alcohol tras el 'espectáculo' que dio en su anterior concierto, él aseguró que sólo eran difamaciones de aquellos que querían manchar su imagen.