Tras saltar la noticia de su divorcio, Adele sigue sin pronunciarse, aunque poco a poco se van conociendo más detalles sobre la relación de la cantante con el que pronto será su exmarido, Simon Konecki.

Por ejemplo, que la pareja llevaba años viviendo separada, pero es ahora cuando han decidido hacerlo oficial. Su círculo más cercano ha reconocido que ''el amor romántico se terminó hace tiempo, aunque han estado intentándolo durante años. En algún momento tienes que aceptar que las cosas no funcionan'', asegura una fuente al diario The Sun.

De hecho, la británica ya habría manifestado su intención de volver a encontrar el amor, aunque de momento está centrada en cerrar el acuerdo cuanto antes y ya ha empezado a vender algunas de sus propiedades en Reino Unido.

Fue en 2014 cuando se desvelaba que la pareja estaba atravesando una crisis que les había llevado a vivir separados tras el nacimiento de su hijo, Angelo, aunque poco después arreglaron las cosas e incluso decidieron casarse. De lo que no cabe duda, es de que el círculo más cercano a la cantante nunca vio con buenos ojos está relación, como bien ha manifestado una buena amiga de Adele, Katie Hind.