Adele se impuso como la gran ganadora de los Premios Grammy 2017. La cantante arrasó literalmente, muy por encima de su gran contrincante de la noche, Beyoncé.

De ahí que cuando Adele subió a recoger su galardón a Mejor Álbum por ‘25’, centró su discurso a favor de su contrincante ya que, a su parecer, debería de haber sido la ganadora indiscutible por su disco ‘Lemonade’.

“No puedo aceptar este premio”, dijo, “Lemonade fue monumental, Beyoncé. Ha sido tan monumental, tan bien pensado y con un alma tan hermosa… que nosotros sí lo apreciamos. Todos los artistas te adoramos, eres nuestra luz”, continuó.

Mientras tanto, en el patio de butacas, Beyoncé no podía contener las lágrimas por tan emocionante palabras: “De verdad que creía que era su año, ¿qué cojones tiene que hacer Beyoncé para ganar el álbum del año?”, añadió en el backstage.

“Recuerdo cuando tenía 11 años y escuché su voz. Me enamoré de ella inmediatamente. Cómo me sentí cuando escuché esa canción por primera vez es exactamente igual a cómo me sentí cuando escuché Lemonade el año pasado. Otros artista significan mucho para mí, pero todos están muertos”, siguió diciendo Adele.

Una embarazada Beyoncé no paraba de darle las gracias desde el público, y, entre tantos sentimientos, Adele rompió su Grammy (unos dices que a propósito para dárselo y otros que fue un accidente) para darle la mitad a su ídola.

Adele con su Premio Grammy roto por la mitad | Gtres