Adele esta viviendo un éxito increíble con su regreso cuatro años después de que publicara su último álbum. Además su nuevo disco, ‘25’, lo está petando y así lo demuestran las cifras.

Pero la fama también conlleva otro tipo de cosas como el poner el máximo cuidado a la hora de publicar en las redes sociales. Así lo ha confesado ella misma en una entrevista para la BBC, donde ha dejado claro que no es ella la que controla su Twitter ya que comenzó a meter la pata cuando comenzó a escribir tuits borracha.

De ahí que decidieran que lo mejor era que sus mensajes pasaran un filtro antes de ver la luz y ahora, de hecho, pasan dos para ahorrar poblemas. “Siguen siendo mis tuits, nadie los escibe por mí, solo los publican”, confiesa.