La justicia de Los Ángeles se ha pronunciado este miércoles para ordenar a Aaron Carter que entregue todas sus armas de fuego para que le sean confiscadas junto a su periso para poseerlas y ha concedido a su hermana gemela Angel y a su hermano Nick, el famoso componente de los Backstreet Boys, la orden de alejamiento que solicitaron el pasado mes de septiembre, por lo que Aaron no podrá acercarse a ellos durante al menos un año.

La respuesta de Aaron no se ha hecho esperar y escribía unas enfurecidas palabras a través de su Instagram Stories en las que decía: "Estoy devastado por lo que he presenciado hoy en el juzgado. Mi hermana ha mentido una y otra vez solo para arrebatarme el derecho que garantiza la Segunda Enmienda [el derecho del pueblo estadounidense a poseer y portar armas] y lo ha hecho en nombre de mi hermano para evitar que siga hablando de cómo violó y agredió sexualmente a múltiples mujeres".

Para rematar, Aaron además ha compartido una imagen junto a la cantante Melissa Schuman para apoyar el testimonio que esta compartió a finales de 2017 cuando aseguró que Nick la había violado en 2002, cuando ella tenía 18 años y supuestamente la invitó a acudir a su casa donde tuvo lugar la agresión sexual. Algo por lo que las autoridades no emprendieron acciones legales contra Nick puesto que el presunto delito habría prescrito en 2013.

De esta forma, Aaron ha concluido: "Cumpliré la sentencia del juez, pero nunca dejaré de hablar en defensa de las víctimas como Melissa Schuman. Me entristece ver en lo que se ha convertido mi familia y lo que me han hecho a mí. Vuestras mentiras me han roto el corazón".

Seguro que te interesa...

El motivo por el que Nick Carter ha pedido una orden de alejamiento contra su hermano