Aquellos zapatos acabados en punta que de repente un día se dejaron de llevar han vuelto a pisar la calle, después de estar desterrados durante años en el armario. Las celebrities los vuelven a reinventar con todos sus looks: con vestidos, pantalones, mini faldas e, incluso, chandals.

Realzan la figura, hacen que cualquiera sume unos centímetros a su altura y le dan el toque clásico que cualquier look necesita. Jessica Alba combinó los zapatos de salón negros con un ‘LBD’ y el pelo ondulado a lo diva de hollywood antigua. Naomi Watts se decantó por el blanco puro para resaltar los zapatos negros de tacón y el bolso de Louis Vuitton en tono agua marina.

Jessica Chastain y la pequeña de las Olsen, Elizabeth, se unieron a los ‘front row’ de la semana de la moda de París con sus mejores salones y looks. Jessica con una falda lápiz y una blusa blanca y Liz Olsen con un ‘outfit’ de pantalón pitillo y taconazos de altura.

Siguiendo el juego del blanco y negro, María José Suárez también los sacó de paseo junto a una falda de ‘print animal’ y blusa vaporosa. Además de los salones color 'nude' de Selena Gómez junto a una camisa sin mangas de silueta ‘peplum’ y Blanca Suárez con una falda de vuelo tono beige. Lilly Collins se baja de los tacones para ponerse unas botas altas los últimos días del invierno.

Aunque la verdadera veterana de los zapatos de salón es Miranda Kerr que los reinventa en colores diferentes y siempre los conjuga con maxi bolso de color, gafas XXL y pantalones.

Tanto impacto están volviendo a causar este tipo de calzado que hasta Rihanna se ha colocado un chándal con unos taconazos. Pero el resultado no ha sido el esperado, y no es un ejemplo de estilo a seguir.