Victoria Beckham protagoniza la portada del número de octubre para la edición británica de Vogue. Pero además de ser fotografiada por Lachlan Bailey, la diseñadora ha escrito una carta titulada 'Lo que me hubiera gustado saber' dirigida a la Victoria de hace unos años donde revela bajo qué circunstancias conoció a David Beckham y las inseguridades que sentía cuando era una adolescente.

Bajo su imagen de mujer perfecta, Victoria destapa sus miedos e incluso ha reconocido en el texto que cuando vio al deportista por primera vez estaba borracha por eso "los detalles están borrosos". Por aquel entonces, David no jugaba en primera división añade la madre de Brooklyn Beckham y la fama de la excantante estaba en uno de sus puntos más álgidos: "Te vas a fijar en que, mientras el resto de jugadores beben apoyados en la barra del bar, David está a un lado junto a su familia. (Aún no juega en el primer equipo, tú eres todavía la más famosa). Y tiene una sonrisa preciosa. Tú también estás muy unida a tu familia, y pensarás en lo mucho que se parece a ti. Va a pedirte tu número. (Y todavía conserva el billete de avión de Londres a Mánchester en el que lo escribiste)".

A pesar de que la mujer de David no ha querido estar en el reencuentro de las Spice Girls, en la carta habla con cariño de esa etapa: "Te lo vas a pasar genial con tu ropa de PVC, las gargantillas con frases absurdas y el pelo rubio de pincho. No parecerás ridícula. Acudirás a entregas de premios pareciendo una drag queen. Pero en el futuro volverás a pensar en eso y sonreirás. Aportará interés a tu vida que vayas de un extremo al otro. Me gusta que te sientas libre". La diseñadora también ha abarcado su adolescencia donde sin tapujos admite sus inseguridades y revela que no siempre fue la chica popular que es hoy en día: "Sé que estás luchando en este momento. No eres la más guapa, o la más delgada, o la mejor bailarina en el Laine Theatre Arts. Nunca has encontrado tu sitio. Tienes un acné horrible. Crees que el director te ha colocado la última en el espectáculo de fin de año porque estás demasiado gorda para estar delante (esto no es o no debería ser verdad)". Por último, Victoria termina hablando de la mujer en la que se ha convertido "una de esas personas que nunca salen de casa recién levantada de la cama".