Parece que Victoria Beckham se ha ido de la lengua. La diseñadora ha sido acusada de romper el protocolo oficial de la Orden del Imperio Británico que tendrá lugar el próximo 1 de enero.

Los nominados a ser premiados con tan prestigioso símbolo tienen estrictas instrucciones para mantener el secreto de su nominación hasta que esta se haga pública de forma oficial el próximo 30 de diciembre.

Pero por lo que parece, la diseñadora no ha podido mantener la boca cerrada y lo ha compartido con su familia durante las vacaciones navideñas. Una información que ha terminado filtrándose a la prensa.