Después de semanas sin mencionar la elegancia del negro, estos días ha vuelto pisando fuerte y ha revolucionado a las celebrities. Naomi Watts deslumbra con un vestido de Alexander McQueen con toques dorados. Igual que Jessica Chastain que, a modo de collar, luce un cuello con apliques florales del color del oro.

La modelo Karolina Kurkova también escoge un vestido negro de raso con un escote de lo más original, tanto o más que las sandalias con las que lo combina. Otra que le da la bienvenida al negro de nuevo es Kate Bosworth, con uno muy sencillo y ajustado.

Con un largo asimétrico triunfa el vestido de lentejuelas que lleva Jennifer Lawrence, de Valentino Couture. En contraposición, Taylor Swift se niega una vez más a los colores oscuros y vuelve a escoger tonos perfectos a su color de piel. Un Ralph Lauren es con el que aparece en esta ocasión con escotazo y combinado con unos pendientes azul turquesa.

Además de vestidos de gala, esta semana podemos encontrar una revelación ‘vintage’ en Rachel Weisz con un vestido de flores en tono teja. Y los modelitos ‘streetstyle’ de Jessica Alba sorprenden con unos pantalones vaqueros de pata de elefante, a diferencia de los eternos pitillos que persiguen a las famosas como Eva Longoria.

Finalmente, y aunque parezca mentira, Miranda Kerr es la peor vestida de la semana con un vestido blanco y rojo, con inspiración de los años 50, que deja el estatus que dejaron las celebridades de la época a la altura de una zapatilla.