Más de 100.000 euros ha sido lo que ha pagado un admirador de Kate Moss por su figura en oro. El artista británico Marc Quinn realizó la escultura en 2008, una pieza de coleccionista en la que se supone que la modelo aparece en ‘una postura de yoga contorsionada’, pero que para muchos es una representación claramente sexual.

El propio artista considera que es “una figura idealizada que es más una alucinación cultural que una persona real de carne y hueso”, o eso es lo que pretende expresar a través de estos 18 quilates de oro macizo fundido.

La sugerente escultura, a la que llamó ‘Sirena’ “porque representa todo lo que lleva a la gente a la perdición: el dinero, la perfección, las imágenes inalcanzables…”, ha sido vendida en subasta por la casa Sotheby’s en su sede en Londres.

La escultura de oro de Kate Moss | Redes Sociales