Gigi Hadid junto a su hermana, la también modelo Bella Hadid, y su gran amiga Kendall Jenner, la maniquí del clan Kardashian-Jenner, están arrasando en la industria de la moda. Han conseguido acaparar la atención de los grandes diseñadores que quieren contar con ellas en sus pasarelas, y se han convertido en verdaderos iconos de estilo y belleza de las nuevas generaciones.

Concretamente Gigi puede presumir de estar pasando un año magnífico tanto a nivel personal como profesional. Y es que la modelo está muy enamorada de su chico, Zayn Malik, el excantante de One Direction, con el que hace lo posible por cuadrar su agenda profesional para estar el mayor tiempo posible juntos, y además, no para de recibir ofertas de trabajo, convirtiéndose en una de las tops más solicitadas a nivel mundial.

Pero en su último desfile en la Semana de la Moda de Milán, la mayor de las Hadid ha vivido la situación que más temen las modelos: se ha tropezado con su propio vestido mientras desfilaba. Jeremy Scott, el director creativo de Moschino, lanzó durante la semana de la moda italiana su colección otoño-invierno 2017-2018 marcada por un toque retro, y quiso contar con modelos de la talla de Gigi y Bella Hadid.

Fue la primera de ellas la que protagonizó el momento estrella del desfile, cuando su tacón se enredó con los flecos del maravilloso vestido que lucía, haciendo tropezar a la modelo, que demostró su experiencia sobre la pasarela saliendo airosa del tropezón.