Aunque Kendall Jenner deslumbró sobre la alfombra de la fiesta que Vanity Fair organizó tras la gala de los Oscar con un impresionante diseño mini en negro con grandes volantes en las mangas, la modelo no tenía su mejor día.

Según informan, Kendall llegó a la fiesta de Vanity Fair directamente del hospital. La top tuvo que acudir a urgencias para ser tratada después de sufrir una mala reacción a un tratamiento de belleza.

Un tratamiento beauty llamado goteo de vitamina IV muy utilizado entre las celebrities y que ayuda a potenciar la energía y hacer que la piel brille.

Un procedimiento conocido coloquialmente como 'chupito de vitaminas' y que llevó a Kendall directa al hospital.

Este tratamiento ya lo han seguido otras celebrities como la modelo Chrissy Teigen.