Al igual que la entrevista que concedió hace años y tras reconocer abiertamente que se niega a vestir a la actual primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, Tom Ford vuelve a generar controversia con una entrevista de lo más polémica para GQ.

Una entrevista en la que el diseñador se reafirma de sus polémicas declaraciones en las que aseguraba que todo hombre heterosexual debería ser penetrado ya que esto les ayudaría a entender mucho mejor a las mujeres.

"En una posición muy vulnerable, una posición muy pasiva. Hay cierta invasión, aunque sea consensuada, es algo muy personal. Creo que hay algo psicológico que sucede que te hace entender y apreciar lo que las mujeres tienen que pasar toda su vida, porque no es solo algo sexual, es un esquema de cómo trabaja el mundo, en donde uno de los sexos tiene la habilidad literal de invadir al otro. Creo que eso es algo que la mayoría de los hombres no entiende", revelaba el diseñador.

Aunque según confiesa la periodista que le entrevistó, Taffy Brodesser-Akner, el director creativo no estaba muy conforme con que se incluyeran estas declaraciones en la entrevista ya que desde que es padre intenta que su imagen sea lo menos polémica posible pero también reconoce que si no hablase de forma tan contundente no sería el hombre auténtico que siempre ha intentado ser.