Sara Blakely todavía no se cree la buena fortuna que ha tenido. Sus comienzos como empresaria presagiaban todo lo contrario: Blakely quería lanzar al mercado una faja reductora capaz de hacer maravillas en el cuerpo de una mujer. Invirtió todos sus ahorros, pero la idea no cuajó.

Aún así su ilusión no se vino abajo. Buscó información sobre Marketing y se lanzó de nuevo al mercado sin gastar un dólar en publicidad. Es más, cuando Oprah Winfrey dijo en su programa que era ?el producto del año?, la empresa ni siquiera tenía web.

¡Cómo ha cambiado la historia! Hoy en día no hay celebrity que se precie que no lleve las famosas fajas creadas por Sara. Y es que esos cuerpos de escándalo tienen su truco, ¿o pensabas que lucir esos vestidazos sin marcar absolutamente nada era cosa de la genética?